Top

Había llegado el día de pisar África por primera vez para ambos. Su nombre ya da respeto por sí mismo, así que decidimos que nuestro primer contacto con este continente gigante iba a ser una combinación de estos dos increíbles países: Kenia y Tanzania.

Teníamos algo más de 20 días en Febrero (el mes más caluroso del año) para repartir nuestra ruta por ambos países. Teníamos claro que queríamos llegar a uno de ellos y volver por el otro para exprimir lo máximo posible nuestros días de viaje, pero no estábamos seguros del orden. Mirando vuelos vimos que la combinación más económica era entrar por Nairobi (Kenia) y salir por Dar el Salam (Tanzania). De esta forma pasaríamos los últimos días del viaje como a nosotros nos gusta, con unos días de relax en las playas paradisíacas de Zanzíbar.

Nuestra ruta por Kenia

Llegamos a Nairobi en un vuelo desde Barcelona a las 4 de la mañana y, como os cuento en este otro artículo, a las 8 ya teníamos contratado el safari en Masai Mara y el coche de alquiler para recorrer por libre otros dos parques de Kenia: Nakuru y Samburu.

Ese mismo día llegamos a nuestro alojamiento en Nairobi y dedicamos el día a conocer esta ciudad. Al día siguiente la agencia de Safari nos vendría a buscar al alojamiento sobre las 8 de la mañana)para empezar nuestro primer safari, que duraría 3 días y dos noches. Nos esperaban 3 días increíbles con algunas de las mejores experiencias hasta el momento y lo más importante, entrar en contacto con el mundo animal como nunca antes habíamos hecho.

viaje a kenia y tanzania africa

Una vez terminado el safari organizado en Masai Mara con la agencia, tal y como habíamos acordado, nos trajeron el coche de alquiler (a mitad de ruta entre Masai Mara y Nairobi) y nos dirigimos a nuestra verdadera aventura: visitar el parque nacional de Nakuru y la reserva nacional Samburu.

Hacerlo de esta manera te asegura tener la experiencia mínima al haber hecho primero un safari con guía. Al llegar a Nakuru entramos directamente al parque, un sitio ideal para ver todo tipo de aves y los esperados rinocerontes blancos (que en Masai Mara no habíamos tenido la oportunidad de ver). Tras un día de aventura de safari por libre (que recomiendo 100%), pasamos la noche en un alojamiento cercano al parque y, a la mañana siguiente nos dirigimos hacia Samburu (algo más al norte).

ruta de safari en africa

Llegamos algo tarde, por lo que nos fuimos directamente al alojamiento (uno cerca de la entrada del parque) y descansamos para iniciar de nuevo otro safari en esta reserva (mucho más árida que el resto al estar ubicada más al norte de Kenia).

Al día siguiente y una vez completados los 3 parques/reservas nacionales que queríamos ver, pusimos rumbo a Nairobi para devolver el coche de alquiler y coger el autobús con el que cruzaríamos la frontera destino a Arusha, el centro de operaciones para contratar los safaris del norte de Tanzania y el ascenso al Kilimanjaro (algo que nosotros no íbamos a hacer por esta vez).

Ruta por Tanzania

Llegamos a Arusha por la noche (son unas 5 horas de camino desde Nairobi a Arusha) y nos dirigimos camino al alojamiento, un sitio que recomiendo y que reservamos a través de Airbnb (aquí os dejo el enlace).

Al día siguiente pusimos rumbo al centro de Arusha (es una ciudad pequeña que se puede recorrer andando) con el fin de contratar el safari que nos iba a ocupar los siguientes 3 o 4 días.

Los safaris en Tanzania son algo más caros que en Kenia. Si en Kenia rondan los 120 – 150 euros, en Tanzania no bajan de 200 – 250 euros. Una vez nos decidimos por una agencia (te asaltan por la calle y lo mejor que puedes hacer es ir comparando precios e itinerarios, aunque todos son muy similares).

El safari en Tanzania incluía: el Parque nacional de Serengueti (el mismo que Masai Mara pero mucho más extenso en Tanzania uy escenario de la gran migración), el parque nacional Terenguire (famoso por la cantidad de elefantes) y el esperadísimo cráter del Ngorongoro (un cráter gigante donde viven una cantidad increíble de animales). En total 4 días y tres noches.

safaris en tanzania y kenia

Una vez terminamos estos días de safari y en Arusha de nuevo, nos dirigimos al aeropuerto de la ciudad ya que teníamos contratado un vuelo Arusha – Zanzíbar (que suelen ser bastante caros si no lo reservas con algo de antelación y tienen una duración de una hora). Hay varias compañías que ofrecen esta ruta y son aviones pequeños.

El final del viaje, la paradisíaca isla de Zanzibar

Si entras a Zanzíbar con un vuelo interno no tendrás que preocuparte de tramitar el visado (que ya tienes) ni de enseñar ningún tipo de documentación. A penas hay un control de maletas y eso es todo lo que te pedirán.

Una vez en el aeropuerto contratamos un taxi para que nos llevara a la ciudad Stone Town, la ciudad de piedra de Zanzíbar y la capital del archipiélago, que forma parte de Tanzania. Zanzíbar parece bastante pequeña, sin embargo, en el siglo XIX, esta isla fue uno de los principales centros comerciales del océano Índico. Todavía hoy se pueden admirar las magníficas casas de los comerciantes.

stone town en zanzibar

Esta ciudad nos enamoró desde el minuto uno por su historia. Nos alojamos en el Bottoms Up Hostel, un sitio ideal por su terraza en lo alto del edificio con unas vistas privilegiadas.

Dedicamos unos 3 días en Stone Town. La ciudad cuenta con mercado nocturno y varias atracciones para visitar, por lo que un mínimo de dos días es lo que recomendamos. Allí mismo contratamos un coche privado que nos llevaría a las mejores playas de la isla, en la parte norte: Nungwi.

Una vez llegamos a la zona de Nungwi os podéis imaginar: playa de ensueño de arena blanca y agua cristalina, el relax personalizado pero con bastante ambiente y rodeado de resorts. Nosotros nos alojamos en un hostel que recomendamos 100%, de los más limpios de la zona, con habitación privada y a un minuto andando a la playa: el Cocoa Guest House. Allí podrás contratar excursiones y tours de un día a un precio más asequible que en la misma playa (donde siempre hay gente que te ofrece todo tipo de actividades).

Las puestas de sol aquí son espectaculares y el ambiente por la tarde con la gente jugando a vóley, los Masai caminando por la orilla o la cantidad de sitios donde tomarte un cóctel, son toda una experiencia que te provocará no querer salir de ahí para volver a la rutina de tu día a día.

Cuando llegó el día de irnos (precio viaje en taxi de vuelta que habíamos contratado desde Stone Town y viaje de ferry a Dar el Salam), teníamos una sensación de paz interna que es difícil de describir con palabras.

Dar el Salam no es un sitio con mucho atractivo de cara al turista, por lo que con un día es más que suficiente. En nuestro caso llegamos al medio día y nuestro vuelo salía de madrugada. En Stone Town nos dijeron que no era muy seguro andar por la calle de la capital una vez se iba el sol y nos recomendaron hacer tiempo en una especie de centro comercial al aire libre orientado al turista al estilo residencial de lujo. El sitio está bien para cenar, tomar algo y hacer tiempo hasta que sea la hora de ir camino al aeropuerto.

0

Viajera inquieta con ganas de compartir experiencias, lugares increíbles y las mejores rutas para mochileros.

viajesmochilerosmundo@gmail.com

Deja tu comentario